www.luxinmo.com

Estilo moderno y lujo en la Costa Blanca

La Costa Blanca se apropia del estilo contemporáneo para marcar un hito en el sector inmobiliario de lujo

Ya en 2017, Alicante era la provincia española con más viviendas de alto standing a la venta en España. Un excelente clima durante todo el año, las mejores vistas al Mar Mediterráneo y una relación calidad-precio que se presenta como opción mucho más atractiva, tanto para propietarios como para compradores; son algunos de los factores que han propiciado el inminente auge constructivo de la Costa Blanca.

Una condicionante más, ha sido el sostenido desarrollo del turismo y su capacidad para atraer a importantes inversores de todo el mundo. Más de la quinta parte de los inmuebles de lujo disponibles para su adquisición en el país se emplazan a lo largo de la costa alicantina, con estándares de calidad realmente altos y precios realmente “económicos”.

Por otra parte, el impulso del sector inmobiliario en la región es un fenómeno relativamente joven y, por tanto, se nutre de propiedades modernas por excelencia. Una gran porción de las viviendas contemporáneas más relevantes del país se localizan en torno a esta zona.

Arquitectos de renombre y constructoras de notable prestigio se involucran en buena parte de los proyectos actuales en Jávea, en Moraira y en las cercanías de la playa San Juan. A los mencionados territorios se suma el siempre admirado Benidorm y la vanguardista Altea Hills.

La arquitectura contemporánea al servicio de la naturaleza y el confort

La capacidad de adaptarse a una sociedad donde cada elemento apunta hacia la optimización, la sostenibilidad y el uso de las nuevas tecnologías, es un rasgo a destacar en las propiedades de lujo más recientes de la Costa Blanca.

Sin renunciar a los valores formales y estéticos que a priori un cliente exigente busca y necesita, las villas de lujo alicantinas parecen abrirle camino a lo que podría ser la versión más vanguardista de dichos elementos. Son inmuebles que aprovechan las bondades del terreno, la temperatura y la luz natural, para brindar una experiencia mucho más imbricada con el concepto de hábitat. Todo ello se traduce en confort y en calidad, naturalmente.

Constantes en el diseño de las propiedades de lujo vendrían siendo las terrazas, esta vez no como complemento, sino como protagonistas en la concepción de la vivienda. Los proyectos de paisajismo adquieren gran relevancia y se enfatiza en la vinculación de los espacios interiores con los espacios exteriores de la vivienda.

Los inmensos ventanales de cristal son un elemento prácticamente imprescindible, no solo para aprovechar la iluminación natural, también para resaltar ese elemento primordial en la Costa Blanca que son las vistas. Es importante considerar que muchas de las casas de lujo se emplazan en primera línea de costa o en la cima de las colinas.

El minimalismo se impone como sabia alternativa: si lo que hace especial a la Costa Blanca es su excepcional ecosistema, los inmuebles más valorados son aquellos donde dicho ecosistema se apodera del espacio, y no viceversa.

Todo ello, sumado a la rentabilidad de invertir en las nuevas urbanizaciones de lujo alicantinas, convierte a la región en uno de los destinos más valorados en el panorama actual.